llamanos

¿Fauna salvaje en dificultades o muerta?
¿Incendios forestales?
¿Infracciones contra la seguridad ambiental, caza, pesca, vertidos?
¡¡LLÁMANOS!!
112 SOS ARAGÓN

¿Cualquier tema relacionado con el medio ambiente?
Pregunta por nosotros:
Centralita Gobierno de Aragón 976714000
OFICINAS COMARCALES DEPARTAMENTO DR Y SOSTENIBILIDAD


AGENTES FORESTALES

La AAPNA es la asociación profesional de los AGENTES FORESTALES del Gobierno de Aragón

LEY 10/2006, de 28 de abril, por la que se modifica la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes.

q) AGENTE FORESTAL: Funcionario que ostenta la condición de Agente de la autoridad perteneciente a las Administraciones Públicas que, de acuerdo con su propia normativa y con independencia de la denominación corporativa específica, tiene encomendadas, entre otras funciones, las de policía y custodia de los bienes jurídicos de naturaleza forestal y la de policía judicial en sentido genérico tal como establece el apartado 6º del artículo 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

La AAPNA forma parte de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medio Ambientales AEAFMA y de la International Ranger Federation IRF

27 de febrero de 2013

Envenenamientos de fauna silvestre en Torrente de Cinca: Una noticia, dos informadores.





INFORMACIÓN PROPORCIONADA POR LA GUARDIA CIVIL:

Heraldo de Aragón del 22 de Febrero de 2013. Página 17.

Detenido por envenenar rapaces para evitar que mataran los conejos de un coto

El cazador, del Bajo Cinca, se lucraba con la venta de presas para otros puntos cinegéticos 

HUESCA. Un cazador del Bajo Cinca ha sido imputado por un presunto delito continuado contra la fauna, tras ser detenido por el Seprona de la Guardia Civil de Fraga como supuesto responsable del envenenamiento de doce aves rapaces en el entorno de un coto privado. Así pretendía evitar que se comieran los conejos de la zona, que él apresaba vivos para su posterior venta a otras explotaciones cinegéticas. En total, los agentes encontraron muertos seis águilas reales, un búho real, un ratonero común, dos milanos reales y otros tantos aguiluchos laguneros, todos ellos incluidos en el catálogo de especies amenazadas. El análisis de sus restos, entre otras pruebas, ha permitido esclarecer lo ocurrido y cerrar la operación Venenum, en la que los agentes trabajaron durante un mes hasta el arresto, el pasado día 12, del presunto autor de los hechos, cuya identidad no ha sido facilitada. No obstante, el Seprona tenía esa zona en el punto de mira desde 2005, explicó el teniente jefe de la unidad en Huesca, Arturo Notivoli. Entonces encontraron un águila real muerta tras quedar atrapada en un cepo, y en los años siguientes, hasta 2009, se registraron allí envenenamientos de perros de cazadores, pero no se pudo aclarar lo ocurrido. Con estos antecedentes, el Seprona puso en marcha la citada investigación a raíz del hallazgo del cadáver de otra águila real, que enviaron al centro de La Alfranca para practicarle la necropsia. Los análisis determinaron que el ave había fallecido por la ingesta de un cebo impregnado de un compuesto químico, el aldicarb, que se utilizaba como insecticida para árboles frutales hasta que en 2007 se prohibió su uso, y que resulta letal para las aves afectadas. Según explicó la Guardia Civil, actúa sobre el sistema nervioso central parasimpático del animal y anula de forma inmediata su capacidad de movimiento, lo cual provoca «una muerte agónica» en menos de media hora, tras sufrir convulsiones. De hecho, según detalló Notivoli, todas las aves envenenadas «estaban como mucho a diez metros del cebo». Una vez conocida la causa de la muerte, la primera fase del operativo se centró en realizar batidas a pie para buscar nuevos indicios, y así los agentes localizaron en el entorno del perímetro del coto de caza los restos de varias rapaces más. Al estudiar sus restos, constataron que también habían perecido por la acción del veneno, por lo que se pasó a la siguiente fase de la operación, destinada a la vigilancia y el registro de naves, almacenes y casetas ubicados dentro del coto. Allí encontraron numerosos cepos, jaulas trampa y otros métodos no selectivos de captura de animales, pero durante la batida por la zona acotada localizaron más rapaces envenenadas junto a trozos de conejos que contenían ciertas dosis de aldicarb. Para ello, contaron con la colaboración de perros especializados en la búsqueda de venenos llegados desde Madrid y pertenecientes a la unidad central del servicio cinológico de la Guardia Civil. «Supusieron una ayuda muy eficaz ya que fueron capaces de encontrar los cinco cebos envenenados» destacó el teniente. Arturo Notivoli explicó que los conejos constituyen la base de la alimentación de las citadas aves, las cuales resultaban afectadas al ingerir los tejidos blandos de sus presas, donde se concentraba el veneno usado por el sospechoso. Este siempre colocaba la comida bajo las atalayas de las águilas. Los restos fueron enviados al Centro Superior de Investigaciones Científicas de Ciudad Real que, que los analizó y elaboró los correspondientes informes.

Ganaba más de 3.000 € al año
Con todas estas pruebas, los agentes procedieron el pasado día 12 a la detención del cazador, que tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Fraga quedó en libertad, aunque imputado por un presunto delito continuado contra la fauna. Según detalló Notivoli, el móvil del envenenamiento era económico, puesto que el sospechoso se dedicaba a atrapar conejos vivos, mediante redes y hurones, que posteriormente vendía por entre 9 y 15 euros, en función de su peso, para repoblar otros cotos de las provincias de Huesca y Zaragoza. Según los datos recabados por el Seprona, podía llegar a obtener entre 3.000 y 4.000 euros al año con esta actividad. «Las águilas eran sus competidores», concluyó el jefe del Seprona, quien aseguró que «es un tema muy serio y peligroso porque el veneno puede pasar a la cadena alimentaria y pueden morir más animales», si bien aclaró que no ha habido peligro para las personas


Noticia
Web Oficial de la Guardia Civil

http://www.guardiacivil.es/es/prensa/noticias/4332.html
21/02/13 La Guardia Civil imputa a un cazador por utilizar cebos envenenados y causar la muerte a varias rapaces Se han encontrado muertos 6 águilas reales, 1 búho real, 2 aguiluchos laguneros, 2 milanos reales, 1 ratonero común, así como 5 cebos de conejos envenenados
El veneno utilizado actúa en el sistema nervioso del animal anulando de forma casi inminente su capacidad de movimiento, lo cual le provoca una muerte agónica

La Guardia Civil, dentro de la operación “VENENUM”, ha imputado a un vecino de la Comarca del Bajo Cinca (Huesca) como presunto autor de un delito continuado contra la fauna, por esparcir cebos envenenados por el perímetro del coto privado de caza en el que trabajaba. Los agentes han encontrado muertos en las inmediaciones del coto de caza 6 águilas reales, 1 búho real, 2 aguiluchos laguneros, 2 milanos reales, 1 ratonero común, así como 5 cebos de conejos envenenados. La operación comenzó a mediados del pasado mes de enero cuando se localizó en la Comarca del Bajo Cinca el cadáver de un águila real. Tras ello, los agentes precintaron al animal y lo entregaron en el centro de recuperación de fauna silvestre de La Alfranca (Zaragoza) para realizarle la correspondiente necropsia. Este análisis determinó que el águila había muerto a causa de la ingesta de un cebo impregnado de un potente veneno que se utilizaba como insecticida para árboles frutales hasta que en 2007 se prohibió su uso. En la primera fase de la operación se realizaron batidas a pie por el entorno que podía contener depósitos de cebos envenenados. En el perímetro de un coto privado de caza vallado se localizaron cadáveres de varias aves rapaces incluidas en el catálogo nacional de especies amenazadas. Tras la realización de la necropsia se constató que también habían muerto por ingesta de cebos envenenados con el mismo tipo de veneno que el ejemplar de águila real. En una segunda fase, los agentes organizaron un dispositivo de vigilancia y efectuaron varios registros en naves, almacenes y casetas del interior del coto, donde incautaron multitud de cepos, jaulas trampa y otros métodos no selectivos de captura de animales. Durante una batida en el coto de caza encontraron nuevos ejemplares de rapaces envenenadas, así como trozos de conejos desgarrados junto a las mismas. Tras ello, los enviaron al Centro Superior de Investigaciones Científicas de Ciudad Real para realizar un análisis e informe. Del estudio de todas estas pruebas se pudo imputar al trabajador del coto y vecino de la Comarca del Bajo Cinca.

Veneno altamente letal
El veneno utilizado es altamente letal y de acción rápida y fulminante. Actúa en el sistema nervioso central parasimpático del animal y anula de forma casi inminente su capacidad de movimiento, lo cual provoca una muerte agónica de los animales que lo ingieren. En la operación han participado agentes del Seprona de la Guardia Civil de Fraga y de la Unidad de perros de búsqueda de venenos. Las diligencias fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Fraga (Huesca), y el imputado quedó a disposición de la autoridad judicial.

PUBLICACIÓN DEL GOBIERNO DE ARAGÓN EN SU PÁGINA OFICIAL CON TODA LA INFORMACIÓN:


La detención por el seprona de una persona como presunta autora de envenenamientos continuados de ejemplares de fauna silvestre se considera un nuevo paso importante en la lucha contra esta práctica delictiva. Dicha detención ha sido el fruto de inspecciones e investigaciones realizadas en los últimos cuatro años y en los que es de destacar la implicación tanto de agentes para la protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón como del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil; así como la determinante labor forense y diagnóstica del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, dependiente de la Dirección General de Conservación del Medio Natural y del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos contratado a tal fin por la mencionada Dirección General. El primer caso de envenenamiento en Torrente de Cinca se detectó, tras la comunicación de un particular del fallecimiento súbito de dos perros de su propiedad, el 8 de marzo 2009. Sus cadáveres fueron trasladados por un agente para la protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, al objeto de que se realizara el correspondiente estudio forense que determinara las causas de la muerte. Finalizado éste por personal veterinario de dicho centro, se consideró que el cuadro lesional observado resultaba compatible con un envenenamiento, motivo por el cual se enviaron muestras al Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (CSIC / Universidad de Castilla- La Mancha/Junta Castilla-La Mancha) para la realización de los oportunos análisis toxicológicos. Estos análisis toxicológicos desvelaron que los perros habían sido envenenados con un plaguicida cuyo uso agrícola estaba ya prohibido y, dichos resultados, fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía Provincial de Huesca y del Servicio Provincial de Medio Ambiente de Huesca. Inspecciones Los agentes para la protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón del Área Medioambiental del Bajo Cinca continuaron realizando inspecciones periódicas, fruto de las cuales se hallaron el 9 y el 14 de febrero de 2011 y el 28 de mayo de 2012 los cadáveres de un águila real y sendos aguiluchos laguneros, cuyos estudios forenses y análisis toxicológicos demostraron que su muerte había sido igualmente causada por envenenamiento intencionado con la misma sustancia. Ante la comprobación de la gravedad de los hechos y considerando que el uso de venenos como medio de caza está tipificado como delito por el Código Penal, el Director del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Huesca envió el expediente completo a la Fiscalía Provincial en octubre de 2012. La investigación, desarrollada posteriormente por agentes del seprona, permitió detectar el pasado mes de enero nuevos cadáveres de diferentes especies de aves rapaces, dictaminándose de nuevo, en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, el envenenamiento como posible causa de su muerte. Hecho corroborado por los posteriores análisis toxicológicos y que han permitido la detención de un sospechoso. En caso de que se inicie un procedimiento judicial, la Dirección General de Conservación del Medio Natural propondrá, como en casos similares anteriores, la personación del Gobierno de Aragón en la causa y seguirá impulsando el Plan de Acción para la erradicación del uso ilegal de venenos en el medio natural en Aragón, aprobado en 2007 por el entonces Departamento de Medio Ambiente.

  ______________________

Heraldo.es. Zaragoza|23/02/2013 a las 13:37


Un detenido por envenenamiento de fauna silvestre en Torrente de Cinca

Zaragoza 23/02/2013 a las 13:37 La Guardia Civil y el Gobierno de Aragón investigaban diversas muertes de animales desde hace cuatro años. La detención por el Seprona de una persona como presunta autora de envenenamientos continuados de ejemplares de fauna silvestre se considera un nuevo paso importante en la lucha contra esta práctica delictiva. Dicha detención ha sido el fruto de inspecciones e investigaciones realizadas en los últimos cuatro años y en los que es de destacar la implicación tanto de agentes para la protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón como del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil; así como la determinante labor forense y diagnóstica del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, dependiente de la Dirección General de Conservación del Medio Natural y del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos contratado a tal fin por la mencionada Dirección General.

El primer caso de envenenamiento en Torrente de Cinca se detectó, tras la comunicación de un particular del fallecimiento súbito de dos perros de su propiedad, el 8 de marzo 2009. Sus cadáveres fueron trasladados por un agente para la protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, al objeto de que se realizara el correspondiente estudio forense que determinara las causas de la muerte. Finalizado éste por personal veterinario de dicho centro, se consideró que el cuadro de lesiones observado resultaba compatible con un envenenamiento, motivo por el cual se enviaron muestras al Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (CSIC / Universidad de Castilla- La Mancha/Junta Castilla-La Mancha) para la realización de los oportunos análisis toxicológicos. Estos análisis toxicológicos desvelaron que los perros habían sido envenenados con un plaguicida cuyo uso agrícola estaba ya prohibido y, dichos resultados, fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía Provincial de Huesca y del Servicio Provincial de Medio Ambiente de Huesca.

Inspecciones
Los agentes para la protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón del Área Medioambiental del Bajo Cinca continuaron realizando inspecciones periódicas, fruto de las cuales se hallaron el 9 y el 14 de febrero de 2011 y el 28 de mayo de 2012 los cadáveres de un águila real y sendos aguiluchos laguneros, cuyos estudios forenses y análisis toxicológicos demostraron que su muerte había sido igualmente causada por envenenamiento intencionado con la misma sustancia. Ante la comprobación de la gravedad de los hechos y considerando que el uso de venenos como medio de caza está tipificado como delito por el Código Penal, el Director del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Huesca envió el expediente completo a la Fiscalía Provincial en octubre de 2012.

La investigación, desarrollada posteriormente por agentes del seprona, permitió detectar el pasado mes de enero nuevos cadáveres de diferentes especies de aves rapaces, dictaminándose de nuevo, en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, el envenenamiento como posible causa de su muerte. Hecho corroborado por los posteriores análisis toxicológicos y que han permitido la detención de un sospechoso. En caso de que se inicie un procedimiento judicial, la Dirección General de Conservación del Medio Natural propondrá, como en casos similares anteriores, la personación del Gobierno de Aragón en la causa y seguirá impulsando el Plan de Acción para la erradicación del uso ilegal de venenos en el medio natural en Aragón, aprobado en 2007 por el entonces Departamento de Medio Ambiente.

Escudo corporativo del cuerpo de APN